lunes, 27 de marzo de 2017

Próxima publicación de 3 de mis relatos



Los que me seguís por Twitter probablemente ya lo habréis notado, pero en estos últimos meses he vuelto a escribir más o menos en serio. Y para motivarme me he presentado a varios concursos y antologías.
Si el año pasado fue el año de los fanfics, que me ayudaron tanto a recuperar mi hábito como escritora y a abandonar ese retiro autoimpuesto de las letras que había iniciado después de un periodo de fracasos y frustración, este año está siendo el de los relatos.
El caso es que vuelvo a disfrutar de todo esto y me siento mucho más relajada en cuanto a expectativas. Intento no agobiarme y me lo tomo de forma más tranquila. Y aunque probablemente habría seguido escribiendo igual si estos relatos que presenté no hubiesen sido seleccionados y no hubiesen llegado a ninguna parte, la verdad es que cosechar pequeños éxitos con ellos me está animando mucho a seguir adelante, a explorar nuevos caminos narrativos, y a contar todas estas historias y todas esas realidades posibles que últimamente rondan mi cabeza.
Por eso me hace mucha ilusión anunciaros que próximamente podréis encontrar 3 relatos míos en 3 antologías diferentes:



El primero de ellos es Buscamos batería, relato que aparecerá en la antología “POP!”, que la editorial Café con Leche publicará entre abril y mayo.
Los relatos de esta antología tenían que estar basados en una canción pop de entre 1960 y 2010 y en mi caso me inspiré en la canción (Do you get) Excited, de Roxette (aunque hay otra canción que también me ha influido mucho: Let's go crazy, de Prince). Realmente he disfrutado muchísimo escribiendo este relato, y tengo muchas ganas de que lo leáis y me digáis qué os parece. Que, por cierto, tengo que darle las gracias a Laura López Alfranca por todo el apoyo que me dio cuando lo estaba escribiendo, porque probablemente sin ella no hubiese llegado tan lejos.



El segundo de ellos, Cerillas, es un retelling en clave futurista del cuento de Hans Christian Andersen La cerillera.
La convocatoria de relatos que la editorial Pulpture abrió para el PL5, bajo el nombre Cuéntamelo otra vez, estaba destinada a elegir cinco relatos basado en cuentos populares para hacer un folletín. Pero la respuesta de los participantes fue tan buena que han decidido hacer una antología chula, chula, con quince relatos, que se prevé para junio.
El cuento de La cerillera siempre me ha fascinado por la crueldad que destila, por eso supe enseguida que quería versionarlo y darle un toque actual, porque en el fondo es una historia que nunca pasará de moda.



Y el tercero y último es El reino de los ángeles, que se sitúa en el mismo universo que una de las primeras novelas que escribí, La historia del marinero sin tierra. Este relato lo escribí para la antología #LaOtraFantasíaMedieval, que mi compañera de La Nave, LauraMorán Iglesias, está organizando, y que pretende demostrar que es posible escribir fantasía medieval que no caiga en estereotipos machistas.
Para la publicación de esta antología todavía no hay fecha, ni tampoco la lista de participantes definitiva, porque Laura sigue trabajando en ello, pero os mantendré informados al respecto.


Y de momento eso es todo. Ahora mismo estoy trabajando en otro relato que voy a mandar al concurso Ripley, que organizan Triskel Ediciones y Portal del escritor, un concurso de relatos de ciencia ficción o terror escritos por mujeres, y tengo algunas ideas más para planes futuros. Pero intento no exigirme demasiado para que la frustración no vuelva a llevarme al colapso. Aunque la verdad es que tengo ganas de hacer cosas y aunque el tiempo libre no es algo que me sobre, los relatos cortos me están ayudando a organizarme. A ver si algún día de estos me animo con algo más largo, que de algún modo empiezo a echarlo de menos. 

jueves, 16 de marzo de 2017

5 mangas BL que no deberías perderte



Hoy os vengo a recomendar 4 +1 mangas BL (acrónimo de Boys Love) o yaoi (el +1 es porque uno de ellos lo recomendé en el pasado y sólo voy a enlazar la entrada de la reseña).

Para los que  no estéis familiarizados con estos términos, los BL son los mangas que cuentan historias de amor entre hombres, con o sin sexo explícito. Suelen estar escritos por mujeres y su público de consumo habitual también son mujeres (muchos hombres gays aseguran que las relaciones que describen estos mangas no les representan, aunque también existen mangas escritos y consumidos por hombres).
Los BL suelen tener mala fama porque la mayoría de ellos presentan relaciones tóxicas donde abundan el control abusivo a la pareja, la romantización de los celos y la posesión, la violación, y el encasillamento en los roles de género de la pareja (el uke es el que actúa como mujer, siendo afeminado, débil y mangoneable, y el seme como hombre, siendo violento, frío y controlador). Aun así, de vez en cuando, en este gran saco de despropósitos, se pueden encontrar obras que merecen la pena. No es que estas obras estén libres de toda culpa, pero, al menos, lo están a un nivel que permite disfrutar de la lectura.
Los cinco títulos que he elegido tienen un patrón común sobre el que me gustaría hablar. Y es que esas cinco historias podrían resumirse en: chico gay se enamora de chico hetero; chico hetero sigue siendo hetero, pero aun así y de forma excepcional se enamora de chico gay. Reconozco que el hecho de que se ignore la bisexualidad del chico supuestamente hetero es un detalle que me molesta mucho. Hay mangas que no insisten en el tema (aunque lo dejen caer), pero hay otros en los que el “estoy enamorado de ti, aunque seas hombre, pero sólo porque eres tú y no querré nunca más a ningún otro hombre” se llega a hacer cansino. Aun así, si se obvia ese detalle, creo que las historias que os recomiendo a continuación pueden resultar muy interesantes.
Como nota, y por si alguien tiene algún problema con ello, también quiero comentar que todos estos mangas contienen escenas de sexo explícito, en mayor o menor medida.

viernes, 10 de marzo de 2017

Lecturas del mes - Febrero 2017

Repasando las lecturas de este mes me doy cuenta de que, de un modo u otro, todas vienen influenciadas por La Nave Invisible, ya sea porque me toca hacer reseña de esos libros o porque mis compañeras han hablado de ellos o los han escrito. Está claro que ese proyecto colma la mitad de mi vida ahora mismo, pero en esa entrada se ve aún más. Sólo espero no estar resultando cansina o monotemática con el tema. De todos modos, las lecturas de este mes son muy recomendables. ¡Echadles un ojo!


EL TREN, Teresa P. Mira de Echevarría


Propuesta que llegó a los camarotes de La Nave Invisible y que me lancé de cabeza a leer porque me había llamado muchísimo la atención.
Se trata de una novela corta (150 páginas en el libro físico), que nos cuenta una peculiar misión de exploración espacial a bordo de un tren. Combina elementos steampunk, relaciones personales y romántica, dilemas morales y un montón de aventuras y escenarios espectaculares.
Una expedición de estructura militar se embarca en una misión de exploración a bordo de un tren que se ha construido a medida para poder moverse por unas extrañas estructuras con forma de vía que dan la vuelta por entero al planeta investigado. El objetivo de la misión consiste en averiguar adónde conducen esas “vías”, quién las ha construido y, además, establecer contacto con los nativos del planeta, una raza conocida como los astados.
Jules Gare, el comandante de la misión, tiene una relación estable con Pierre, el segundo de abordo, y a pesar de que su compañero no comparte su visión sobre el poliamor y las relaciones abiertas, de vez en cuando Jules tiene affairs con otras personas. Precisamente es en este punto en el que entra Polter, un recluta que se ha enrolado en misión de exploración para salvar a su hermana, que supuestamente ha sido secuestrada por los astados, y con la que se tiene que casar porque es lo que mandan sus tradiciones como eosita (raza o religión a la que pertenece).

domingo, 5 de marzo de 2017

Un condado por veinticinco monedas



Este es un relato que presenté a un concurso y que no resultó ganador (aunque francamente no se adecuaba mucho al tema). Lo tenía abandonado en una carpeta así que le he dado un repaso y le he modificado el final, que era muy abrupto porque me pasaba de palabras.   
Cuenta la historia de un grupo de mercenarios, liderados por la conocida como Encantadora de Serpientes, que son contratados por la duquesa de Rottan para rescatar a su hija de las manos del conde Esterla.

Fuente: Pixabay




Nora Ruzhina, más conocida como la Encantadora de Serpientes, permanecía erguida en su asiento. Frente a ella, al otro lado de la mesa que presidía la sala, la persona que había requerido sus servicios terminaba de exponer los detalles del trabajo. Se trataba de una mujer de mediana edad que destacaba por su volumen descomunal. Ni siquiera el ceñido vestido morado oscuro que llevaba conseguía disimular la envergadura de su cuerpo. Sus pechos rebosaban por el escote y de su cuello, invisible tras la papada flácida, pendían collares exquisitos que costaban más de lo que Nora ganaría en toda su vida. El nombre de la señora era Silvana de Alkanan y era la duquesa de Rottan.
La Duquesa entrelazó los dedos, adornados todos ellos con anillos de oro y gemas preciosas, y apoyó la barbilla sobre ellos. Una sonrisa ladina asomó en sus labios.
—¿Y bien, Encantadora de Serpientes, crees que podrás hacerlo? ¿O acaso se trata de un encargo demasiado complejo para ti?
—¡Claro que podremos hacerlo! ¿Quién se ha creído que somos?
El que había hablado esta vez había sido el guerrero que permanecía de pie junto a Nora, un hombre no muy alto pero sí fuerte, que movido por el momento llevó su mano izquierda a la empuñadura de su espada, haciendo ademán de desenvainarla.
Pero la cazarrecompensas lo detuvo con un gesto.
—Ni se te ocurra, Igor.
El otro apretó la mandíbula y crispó los nudillos sobre la empuñadura. Después relajó su gesto y dejó caer la mano otra vez, gruñendo algo sumamente descortés por lo bajo.
En respuesta, la duquesa de Rottan dejó escapar una sonora carcajada.

domingo, 12 de febrero de 2017

Lecturas del mes - Enero 2017

Tenía fe en que este mes de enero podría recuperar mi ritmo lector del año pasado, pero está claro que la vida tiene otros planes para mí. Tendré que empezar a ser más realista y asumir que si quiero llegar a todo (escribir, ver series, vivir, etc.) no podré mantener el ritmo. Para compensar las pocas ganas que tenía de leer (lo reconozco, he tenido la cabeza en otras partes, sobre todo en un par de concursos de relatos) me he puesto con algunos cómics que hacía días que me hacían tilín. Pero no sé si ha sido precisamente por tener tan pocas ganas de leer que la mayoría de ellos no me han parecido nada del otro mundo. No es que pueda decir que sean malos, pero no me han llegado como pensaba que lo harían. Eso sí, tengo que decir que hay una cosa que me ha gustado muco de todos ellos: la ilustración. Cada uno con su estilo, pero todos preciosos.

ARCHIE VOL. 1, Mark Waid y Fiona Staples


Actualización de un clásico del cómic de instituto americano, de la mano del guionista Mark Waid y con ilustraciones de Fiona Staples. El cómic nos cuenta la historia de Archie, un chico de 17 años que lleva toda la vida saliendo con la misma chica, Betty, y con la que rompe por “el incidente del pintalabios”, algo que no sabemos qué es hasta prácticamente el final del cómic. Mientras la historia nos va dando pistas al respecto, los amigos de la pareja intentan por todos los medios hacer que se reconcilien. Pero entonces llega al instituto Verónica, una nueva alumna, muy pija y muy mandona, en la que Archie se fija enseguida y que complicará aun más las cosas entre Archie y Betty.
No sé muy bien qué decir de este cómic. Lo que sí tengo claro es que no es para nada lo que yo esperaba. Para empezar, la historia me ha producido un montón de sentimientos encontrados. Por una parte me ha gustado el hecho de que fuera como una de esas típicas películas o series americanas de instituto que me gustaba ver cuando era adolescente, con los mismos conflictos, los mismos personajes y el mismo entorno. Pero, precisamente por eso, me he sentido decepcionada con la lectura, porque esperaba más de esa puesta al día que promete la sinopsis, y no sólo que se cambiaran las llamadas por teléfono por llamadas a móvil. Y es que en el fondo estamos ante más de lo mismo: personajes estereotipados y situaciones trilladas. El autor intenta darle una vuelta a alguno de esos estereotipos, haciendo que, por ejemplo, Betty sea una chica a la que siempre han considerado muy "masculina" por sus aficiones, pero que llegado cierto punto también quiera explorar su feminidad, arreglándose o usando maquillaje. O como hace también con Verónica, que aunque sea la típica pija manipuladora e insoportable acabe demostrando que también tiene su corazón y no sólo actúa por intereses. O como ocurre también con Jughead que no es típico el amigo graciosillo que se espera del tipo más popular del instituto, sino un chico bastante asocial y distante con un modo muy peculiar de ver el mundo.

viernes, 20 de enero de 2017

Yuri on Ice (o de por qué acabé obsesionada con este anime)

Quizás ponerse a hablar de Yuri on Ice a estas alturas es un poco tonto, porque qué voy a decir yo que no se haya dicho ya del anime que ha hecho historia esta temporada. Pero como para mí has sido un auténtico flechazo y me ha marcado tan profundamente, escribo esta entrada con la idea de que si convenzo a una sola persona para que le dé una oportunidad y a esta persona el anime le llega del mismo modo que me llegó a mí, ya habrá valido la pena. Y, sino, pues habré fangirleado un rato y me habré despachado a gusto.
Para los que no la conozcáis, Yuri on Ice es una serie producida por el estudio MAPPA, dirigida por Sayo Yamamoto y guionizada por Mitsuro Kubo. Consta de una sola temporada de 12 capítulos, y aunque el final es muy abierto, por el momento no hay confirmada segunda temporada (aunque todos vamos a cruzar los dedos muy fuerte para que así sea).



El anime nos cuenta la historia de Yuri Katsuki, un patinador sobre hielo profesional, que después de perder en la final del Grand Prix de patinaje (una de las competiciones anuales que se celebra en el circuito mundial), se hunde anímicamente y baraja la posibilidad de retirarse. Es entonces cuando aparece en su vida Victor Nikiforov, leyenda viva del patinaje, el ídolo de Yuri y ganador del Grand Prix que Yuri perdió, y le propone convertirse en su entrenador y llevarlo a la victoria en el siguiente Grand Prix. Pero Yuri Plisetski (Yurio), otro patinador más joven y que sube muy fuerte, no le pondrá las cosas fáciles porque también quiere que Victor lo entrene.
La historia está clasificada como un spokon (anime de deportes), aunque no es un spokon al uso. Aunque el patinaje es el eje central de la historia y todo gira a su alrededor, el objetivo de la serie no es solamente  ver como el protagonista lucha para alcanzar la meta de ganar la final del Grand Prix, sino la de ver cómo evoluciona como persona al hacerlo, como cambia su vida y su percepción del mundo, como se enamora y como se va conociendo un poco mejor a sí mismo y luchando contras sus problemas de ansiedad.
En relación a esto, una de las cosas que más me ha han gustado de este anime es que no se trata de la típica historia de deportes de instituto. Aquí no tenemos a adolescentes persiguiendo el sueño de convertirse en estrellas de su deporte favorito, sino a unos protagonistas ya adultos (Yurio es el más joven y su actitud contrasta especialmente con la del resto) compitiendo en un deporte de forma profesional, lidiando con los problemas que ello conlleva en su vida personal.